domingo

¡Siga el baile, siga el baile!

Es difícil encontrar a una mujer que no le guste ir a bailar. Da igual el fatal resultado final: llegaste a tu casa a las siete de la mañana más cansada que Papa Noel el 25 al mediodía, los pies te gritan auxilio y si tuviste suerte no estás chivando como una burra. Mirás a tu papá/tío/hermano/amigo/papá u otra de las opciones anteriores de una amiga/o con el mayor amor del mundo y les regalas la mejor sonrisa-mueca- que les pueda transmitir que tan agradecida estás por haberse levantado temprano para recogerte en estado zombie ( y estás realmente agradecida) pero Morfeo te está llamando hacía ya varias horas- lamentablemente le dio número ocupado a las cuatro porque estaban pasando "Baila Morena"- y no es momento para decirle que no al sueño y te desplomás como una muerta en tu cama. Si tenés suerte y los patrones de tu guarida así te lo permiten, dormís hasta las dos, te levantás, comés, y si tenés aún más suerte seguís durmiendo.

He aquí el misterioso por qué del amor a la parranda:

1. No es muy popular con las chicas de este blog, pero a mucha gente le gusta ir a bailar principalmente para tomar alcohol, ponerse en pedo, olvidarse un poco de los problemas, y si tenés suficiente "borracho-valentía" tirarte a la minita/chabón que tantas ganas le tenés. La menciono porque es muy común al menos entre el populacho.



2. ¡El simple hecho de bailar en sí! Es viernes a la noche y la gente del blog tiene dos aburridísimas horas de Latín que hacen que el reloj se encapriche con los versos intraductibles de la Eneida y provoca que el tiempo pase más lento. Nos aferramos del banco y jodemos a la pobre pelotuda que quedó a cargo del reloj y cada treinta nanosegundo :"¿Y cuánto falta?" Díganme, ¿Quién no quiere escapar de una clase tan horrenda para llegar al lugar y mover tu cuerpo? ¿A quién no le gusta? Después de una semana entera de presión, te vas a la pista con tus amigas y gritás a todo pulmón los clásicos y te mirás con gracia cuando pasan la clásica desconocida. Pero clásica.

3. Al fin y al cabo, ir a bailar (ya sea en una fiesta, en nuestro caso varias organizadas por el colegio a las que nunca fui por distintos motivos, aunque fui a otras, o en un cumpleaños de quince) promete reunión social. ¿Quién sabe? Tal vez te cruzás con esa piba de la tarde con la que te llevás tan bien pero solo la vez de vez en cuando.

4. Último pero no menos importante, y fuertemente relacionado con el punto anterior. ¡Los chismes! Ninguna mujer puede negar que no le gustan los chimes. Ojo, depende de qué chisme obvio, porque no tengo ni idea de quien baila con Tinelli ni con quién se pelea, pero si me dicen "¡No sabés lo que le dijo pirulilto a pirulita recién!" o "Alto bardo armo jorgelina que estaba tan borracha que se meó encima" algunos no serán tan agradables, pero dejan a veces agradables y/o graciosos recuerdos.


Pero al fin y al cabo, la mayoría va para mover el cuerpo y liberar estrés. ¡Que ganas de irme a bailar! Pero nooo, hay que estudiar. Que garcha


Para cerrar la nota pido disculpas, porque creo que me fui al carajo. La empecé un día y la terminé hoy. Y les pido a mis compañeras anónimas que dejen de postear sus desvaríos en el blog, porque los lectores se van a dar cuenta que lo de la planta de marihuana en lo de Haru es posta y van a preguntar por el dealer, y de eso nada.

~Lou

5 cerebros dijeron...:

El Dc Felipe y YO dijo...

LOU lo positivo para todos es que es legal la plantita y hasta podes convidar de ella que tmb esta despenalizado por la ley!!

Y yendo al post, Si es muy cierto tooodo lo que decis del baile, no hay nada mas lindo q estar "bailando" totalmente alcoholizado olvidando completamente q en realidad tenes una vida de lunes a viernes hasta la nochecita es algo un poco aburrida :P

besos
nico

Lou dijo...

La joda es no convidar porque tenés marihuanita de primera, man. Entonces si la gente se entera viene con carita de cachorrito y te dice "yyy un porrito no te hace nada no?" ES MIAAAA FORRRO (?)
Ejem.Eh.Esto no pasó.

Haru dijo...

Salgan de acá, malditos abusivos! La planta de marihuana es MÍA. Voy a esperar a que tenga más hijitos para poder convidar, por ahora sólo alcanza para dos, che.

Hay, dios. Latín, ya me hiciste acordar...

Ménage à Trois dijo...

gracias Belu por tu comentario en mi blog.
respecto a lo que me escribis ahi, te cuento que justo ese relato es un minicuento de 3 capitulos y ese era el ultimo, por eso es que leerlo solo es para enredarse y no entender nada.
muchas gracias, ahora voy a leer tu blog :)

Psicologa con problemas dijo...

si, he sacado chispas en los boliches, tengo mas noche que la luna, peor como dice la cancion "todo tiene un final, todo termina" asi que si vy a bailar ahora, me quedo uçquitita en la barra viendo las jovenes descocadas, tratando de No decir "en mis tiempos no eramos tan alcoholicas", y mi voz interior contesta: "claro que lo eramos, pero el mismo alcohol hace que te olvides!"


tucuMala