domingo

Baños Públicos DE-SA-GRA-DA-BLES

El otro día, mi querida Marsopa me contaba sobre sus experiencias en baños públicos usualmente poco frecuentados por la mujer de hoy en día. Es así como surgió la idea de que hiciera una nota para el blog (el cual ella lee) contandonos sus aventuras en aquellos medios desagradables. Acá va, cortesía de Marsopa.
"Hace un tiempo atrás leí en este blog una nota (ésta) que primero me causo gracia, y luego me hizo pensar “la pucha, pero qué cierto”. Entonces, me tomé la osadía de pedirle a la señorita Haru (a la cual conozco hace muchísimos años) de dejarme hacerle un adjunto a la nota acerca de las mujeres y la experiencia frustrante del baño público. Aquí vamos…

La mayoría de las mujeres, cuando nos urge desesperadamente miccionar, corremos al baño más cercano, encontrandonós con sorpresas desagradable como: la suciedad de un baño de subte, la inundación de un baño de tren, o peor aún, las interminables colas de los baños del cine/shopping/lugares altamente concurridos. Pero, ¿qué nos pasa a las mujeres que vamos a la cancha? Sí muchachas, sé que somos un grupo reducido las que cada fin de semana vamos a alentar a nuestro equipo de fútbol preferido (ya sea River, Racing, Yupanqui o Ferro, por nombrar algunos nada más). Para las que no saben de que consta la experiencia de descarga de fluidos en un estadio, más vulgarmente dicho “cancha de fútbol”, se los voy a contar.

Luego de hacer una interminable cola, de atravesar varios controles policiales, en los cuales, las señoras policías nos realizan el habitual cacheo donde nos “palpan” para ver si portamos elementos peligrosos; y acá me tomo el atrevimiento de hacer una aclaración: ¿qué clase de mujer va a esconder una navaja en su corpiño? ¿Hay necesidad de que nos aprieten nuestras bubis de esa manera? Sí les gusto, díganmelo, pero ¡no me lo insinúen de esa manera!.
Retomando lo que nos acontecía, llegamos a la puerta, esa puerta que nos conduce a la tribuna, la platea, el palco, con unas ganas terribles de orinar. Entramos al baño, desesperadas, abrimos la puerta y nos encontramos con... un pozo. Sí queridas lectoras, lo que acaban de leer, un pozo. Aparentemente la mayoría de los baños de las canchas son solo aptos para hombres, por lo cual no tienen un simple inodoro (hay excepciones, pero son mínimas). ¡Y nosotras que creíamos que era difícil hacer equilibrio con la cartera colgando en el baño del cine!

¿Qué hacer ante un pozo? Cumplir con nuestros sueños de acróbata, adoptar una posición cómoda, adquirir el mayor equilibrio posible sin apoyarnos en ninguna pared mugrosa, intentar que el chorro rebelde vaya directamente al pozo (y que no salpique nuestras zapatillas), y no morir en el intento.

Por eso, cuando nuestros amigos varones nos dicen, esperandonós con cara de perro bulldog enfurecido: “¿por qué tardaste tanto? Ahora no vamos a encontrar lugar”, nosotras tenemos que contestarles amorosamente: “Porque ustedes no hacen baños para mujeres, y yo no soy del Cirque Du Soleil”.


Eso fue todo por hoy, saluda atentamente:
La corresponsal de escenarios machistas, Marsopa."

8 cerebros dijeron...:

El Dc Felipe y YO dijo...

estas es una de las cosas por las cueles me encanta ser Hombrecito!!!!

No hay baño publico q detenga nuestras ganas de orinar.... y si el baño es muy desagradable la naturaleza nos puede ayudar :P

uena semana Modelos!!!
Besotes
YO

Santa Toronja! dijo...

Eh ido miles de veces a la cancha pero jamaaaaaassssss pise un baño en esos lugares. Aparte de "re- sucios" siempre tuve la fantasia que en los baños publicos me saliera algun bicho y me picara las nalgas!!! jajajaj re loca la tipa..

saludos!

ian dijo...

Jajajajaja. ¡Qué ídola Marsopa!
Develó el secreto: la estrategia oculta machista de querer hacer desaparecer a las mujeres de la cancha.

Un beso.

naka dijo...

A veces agradesco tanto ser hombre! aunque el olor de los baños de hombre suelen dejar mucho que desear.

En fin, estuve leyendo algunas cosas por aca y me parecio interesante.

Por cierto, en el enamoramiento a que te referis? (?) Para mi hay como una etapa entre "me gusta" y el "enamoramiento". Primero que todo en realidad no se si existira el enamoramiento, creo que practicamente nunca siquiera vi un caso real de tal aceptacion. Hay como una etapa que es el falso enamoramiento en el que se aman y creen saber todo del otro pero no es asi, sus ansias de amor desenfrenado nubla la vista... como dice Kundera en un libro "el sentimiento amoroso nos produce una falsa sensacion de conocimiento". (re intelectual pareciera JAJAJ soy un boludo cualquiera no me escuchen)

En fin, bastante entretenido el blog, les deseo mucha suerte. Pasare nuevamente cuando pueda.

Belu.M dijo...

respondo sólo a naka porque estoy en una carrera contra el tiempo...
Como ya dije el enamoramiento sí existe, y es el nombre que se le da al proceso químico de nuestras hormonas y muchas otras células felices, que hace que sintamos maripositas en la panza, que nos aumente el pulso cuando esté la otra persona y ese tipo de cosas.... igualmente creo que Haru podría explicarlo mejor, ella es la chica biológica... yo me tiro más a la física ♥

Zeithgeist dijo...

XD, me hiciste acordar a mi post sobre cagar en el aburo. Otra odisea digna de indiana jones:
http://vengoadesvirtuar.blogspot.com/2008/02/cagadas-laborales.html

Anónimo dijo...

Saludos, muy interesante el articulo, espero que sigas actualizandolo!

Anónimo dijo...

Muchos saludos, muy interesante el post, espero que sigas actualizandolo!